sábado, 15 de enero de 2011

El trono del Santísimo Cristo de la Salud apoya los proyectos médicos que FADE está desarrollando en Kenia

Los anderos del trono del Santísimo Cristo de la Salud han colaborado con la Fundación FADE (Ayuda, Desarrollo Y Educación) con un donativo de 600 euros destinado íntegramente a los proyectos de cooperación al desarrollo que FADE está desarrollando en Kenia.

El primero de los proyectos, denominado ‘Ampliación del dispensario médico Kimlea’, pretende mejorar la atención sanitaria efectiva para 6.000 personas, incluyendo la formación en prevención de 1.000 mujeres, mediante cursos y sensibilización en SIDA, malaria, tuberculosis, etc., a través de la ampliación de un dispensario en el distrito de Kiambu, una de las zonas más devastadas del país.

El proyecto trabaja en las áreas de prevención, asistencia y acceso a medicamentos esenciales.

Así, en el capítulo de prevención se desarrollarán campañas de educación para la salud y de vacunación, de forma que quede centralizada la actividad desde el dispensario, se reduzcan costes y se logre una actuación de mayor impacto y mejor calidad en la zona.

En el área asistencial se está trabajando en la ampliación del dispensario, de modo que tenga mayor capacidad de atención, no se atomice la ayuda y se pueda cubrir la asistencia médica a personas sin medios.

En el apartado de acceso a medicamentos, el proyecto pretende facilitar el acceso a los medicamentos esenciales desde un dispensario con mayor capacidad de almacenamiento, con poder para realizar compras de más cantidad a mejor precio y con eficacia real de distribución a los enfermos.

Proyecto CHEP


El segundo de los proyectos que FADE desarrolla en Kenia tiene por título ‘Programa CHEP’ (Children´s Health Education Programme) y está orientado a reducir la mortalidad y la malnutrición de los niños, así como aliviar sus dolencias y evitar que las enfermedades se compliquen por falta de un tratamiento adecuado a tiempo, ya que muchas veces la falta de medios económicos hace que pequeños problemas se compliquen de sobremanera por falta de asistencia.

El Programa CHEP atiende a niños de colegios muy pobres. Desde el Dispensario Kimlea se va a estos colegios y se hace a cada niño una revisión anual. Se les da tratamiento para parásitos, vitaminas y se les envía al Dispensario para pruebas y tratamiento.

Los niños que pertenecen al programa tienen atención médica por 10 años para asegurar que estén sanos y fuertes Cada beca sanitaria del programa, que cubre a un niño por 10 años, cuesta 50 euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario